¿Los buenos vendedores nacen o se hacen?


Es esa la típica pregunta que muchos de nosotros, que estamos implicados en el mundo de las ventas, nos llegamos a hacer en algún punto.

Es cierto que todos los seres humanos vienen al mundo con ciertas habilidades que le pueden facilitar el desarrollo en ciertas áreas, pero definitivamente un buen vendedor se hace con la práctica.

TODOS debemos aprender a vendernos, sin importar nuestra profesión o a que nos dediquemos: Cuando convencemos a una persona de salir con nosotros, o cuando nos entrevistamos para un puesto laboral o cuando asistimos a algún examen de admisión a alguna maestría nos estamos vendiendo a nosotros mismos, estamos vendiéndole a esa persona la idea de que somos los mejores en algo.

La clave para ser un buen vendedor está en acostumbrarnos a que nuestros prospectos nos digan que NO y dominar la sensación que nos produce aquel rechazo.

Jamás debemos tomar un NO como algo personal, pues debemos comprender que cuando un cliente se niega a adquirir alguno de nuestros productos o servicios no es porque tenga algo en contra nuestra, sino porque simplemente ese producto o servicio NO es para él o no está satisfaciendo una solución real a sus necesidades justo en ese momento.

¿Quieres un buen consejo?

Aprende a escuchar las necesidades de tus clientes y busca la forma de resolver sus dolencias y preocupaciones con tu producto o servicio, mientras más dolor le quites de encima, más se inclinará a comprarte de inmediato.

Taller de Ecommerce



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *